1 jun. 2012

EL CAMINO HACIA LA UTOPíA

Tras largos meses de trabajo intenso, entramos. Conseguimos llegar al camino de la utopía.

A mí me cogió por sorpresa la fecha del camino a recorrer, lo esperaba, sabía que tendría poco margen, aunque nunca pensé que serían apenas unas horas.


La noche de los preparativos fue larga: tras la reunión y después de saber la noticia de que nos quedaban horas para emprender nuestra esperada aventura, nos pusimos en marcha para cargar las furgonetas. Cansad@s y llen@s de incógnitas.

Apenas conseguí dormir una hora y media. Como comprobé el día después no fui la única, a tod@s nos paso lo mismo.

Una hermosa mañana veraniega me daba la bienvenida: a las cinco y media nos pusimos en marcha para el encuentro con los compañeros en el punto elegido.

Nadie se hizo esperar: a las seis de la mañana con nuestros preparativos la consigna NOS VAMOS A LA PLAYA. Caras cansadas por las pocas horas de sueño, sonrisas nerviosas, alguna voz mas alta que otra al no poder controlar el nerviosismo de nuestra esperada aventura.

Caminábamos en grupo, cuchicheábamos, nos desplazábamos de una plazoleta a otra a la espera de la señal de partida a nuestra esperada CORRALA.

Y la esperada llamada llego: la suerte estaba echada, nos pusimos en marcha hacia nuestro destino, sin prisa, aunque sin pausa, íbamos casi en fila india. Yo al desconocer el barrio no sabía si estaba cerca o lejos del lugar y de pronto me dí cuenta que apenas estaba a unos metros del destino.

En la entrada nos esperaban los compañeros con la puerta semi abierta, aun siendo los momentos difíciles, por el riesgo de que pudiera abortar la acción, los compañeros SE PERMITIERON EL RECIBIRNOS CON ABRAZOS Y UNA ENORMES SONRISAS.

GRACIAS COMPAÑEROS.

SALUD. Mª Carmen

2 comentarios:

  1. La necesidad de trasmitir mis primeras sensaciones del camino recorrido y las prisas, me han hecho cometer varios errores ortográficos, he sido consciente una vez publicado.

    SE QUE NO VAN A SER LOS ÚNICOS, POR ESA RAZÓN OS PIDO DE ANTE MANOS ¡¡MIL PERDONES!! MªCarmen.

    ResponderEliminar
  2. Un bello camino. Y un hermoso relato sobre una utopía hecha realidad. Un abrazo, María.

    ResponderEliminar